domingo, 8 de febrero de 2015

LA PERSONALIDAD NARCISISTA EN EL INFORME PERICIAL DE CUSTODIA DE MENORES

Características de la personalidad Narcisista

 
Todos conocemos a algunas personas que sólo piensan en sí mismas. Lo que solemos desconocer es cuanto puede llegar a afectar a nuestra vida tenerles dentro de ella, por ejemplo como pareja, como padre o como jefe.




La persona narcisista patológica se siente importante, necesita sentirse superior por lo que puede llegar a fantasear con que ha alcanzado éxito, poder, belleza o logros superiores, siente envidia por los que han tenido más éxito, necesita sentirse admirado y puede llegar a la soberbia o la arrogancia, le cuesta percibir las necesidades de los demás por lo que carece de empatía, y puede llegar a explotar a los demás en las relaciones interpersonales para alcanzar sus propias metas.
 
Diferencias con las características narcisistas normales
 
En cambio la persona con un estilo narcisista normal no patológico presenta una autoestima saludable, sin preocupaciones por fantasías de éxito, poder, belleza o logros ilimitados, no se siente especial y única, no siente desprecio por quienes no tienen talentos similares y por tanto puede relacionarse adecuadamente con ellos, y se muestra sensible a los sentimientos de los demás, puede aprovechar las virtudes de quienes le rodean sin explotarles e incluso admirarles por sus propios logros, no necesita una admiración excesiva por lo que puede aceptar los cumplidos sin hinchar demasiado su ego, puede ser humilde y a la vez mostrar generosidad y altruismo.
 
Y al otro extremo del narcisismo patológico tenemos a la persona con muy escaso autoconcepto, quien se siente inferior y con baja autoestima y falta de confianza.
 
Relaciones de pareja
 
Los narcisistas pueden ser encantadores incluso seductores, pero pueden tener problemas en su capacidad de amar, por lo que suelen evitar implicarse emocionalmente demasiado, para no llegar a la dependencia emocional, lo que suelen considerar como una debilidad. Al mostrarse tan centrados en sí mismos y con una gran necesidad de admiración, pueden llegar al engaño y la infidelidad, constituyendo esta una de las principales características de personalidad que permite diferenciar personas fieles de infieles. En muchas ocasiones eligen como parejas a personas con baja autoestima para garantizarse que serán admirados y que les podrán explotar de una u otra forma, quienes desafortunadamente pueden dejarse impresionar fácilmente por el alarde de sus logros y su seguridad en sí mismos, estableciéndose una relación caracterizada por un dominio a veces incluso sutil frente a la sumisión por no perder su cariño y su estima y marcada por la dependencia emocional por parte de su pareja. Relaciones que contra todo pronóstico no acaban por decisión de la aparente víctima, sino cuando el narcisista las rompe para buscar un nuevo estímulo en la conquista de otro nuevo objetivo.

Relaciones laborales
 
El narcisista es un difícil compañero de trabajo, y uno de los peores jefes que podemos encontrarnos. Cree que todo lo hace bien y que los demás lo hacen todo mal, por lo que no dudará en intentar imponer su criterio incluso con despotismo cuando puede ejercer un mínimo poder, incluso ante evidencias objetivas de su ineficacia, en despreciar los logros de los demás, y en justificar su propio absentismo laboral a la vez que exigir el máximo cumplimiento a los demás.
 
Actitudes parentales. Un caso real de custodia de menores
 
La persona narcisista patológica puede percibir a cada miembro de su familia como un medio para conseguir sus aspiraciones o logros, y difícilmente como personas con sus propias necesidades, por lo que puede otorgarles escasa importancia en sus vidas, en la que puede mantenerles en la medida en que no suponen un estorbo a la consecución de sus logros. Por lo que sus relaciones de cuidado con respecto a sus propios hijos pueden caracterizarse por una escasa implicación emocional y una escasa responsabilidad en sus cuidados.

En un caso real de divorcio contencioso de guarda y custodia de menores, el informe pericial psicológico permitió poner de manifiesto en el progenitor con características narcisistas, sus características de escasa implicación emocional y escasa responsabilidad en los cuidados de los menores, y su tendencia a transgredir las normas, a la simulación, y a faltar a la verdad hasta el punto de llegar a interponer una falsa denuncia de maltrato hacia el otro progenitor.
 

2 comentarios: